Raw nace de una incógnita. Una pregunta sencilla que aún no sabemos contestar. ¿Por qué no encontramos con facilidad espacios en los que expresar nuestra personalidad diversa sin miedos, tapujos y tabúes? ¿Por qué lo normativo y no normativo no conviven a través de lo lúdico?  

Creemos que la respuesta a todo se basa en el desconocimiento de las diversas ideas de amor, de deseo, en el efecto gueto, en la falta de interacción… porque en el fondo, a todos nos gusta compartir. Esto nos llevó a la madre de las preguntas:  

¿Por qué no crear un fiestón en el que el arte del erotismo en todas sus disciplinas sea el protagonista e hilo conductor?

Pensamos en Raw como un lugar donde la transgresión no llegara a las manos, ¡o a los pies!. Para que nos entendamos rápido, vamos que NO es una fiesta sexual, es un evento erótico donde expresarse libremente. Transgredir puede ser tan sencillo como crear un espacio seguro donde poder vestir como te apetezca, vaqueros, arnés, cambio de rol, látex, traje de noche. Como te dé la Señora Gana, sin DressCode, realmente como mejor te sientas. De esta guisa, queremos compartir esa energía de expresión en un fiestorro en el que a través de la música, la decoración, las performances y los shows consigamos unirnos a una idea: la de sublevarnos a la censura de los cuerpos, normativos y no normativos, la censura de las sexualidades diversas, normativas y no normativas, la censura de la expresión oral, escrita y corporal de lo erótico. Raw es arte y Raw es fiesta.

Si te entristece que el peso de la cultura de las redes sociales limite nuestra libertad de expresión, si amas con la cabeza y el corazón, si ardes de ganas de entender el por qué del rechazo al cuerpo y a lo diferente, eres Raw. Y si eres Raw, eres War, guerreras y guerreros, con @, x y e.

Raw nace para festejar la vida y su diversidad. Brindemos por ello.